Antiprosapoética / Angelpedro Bencomo Artemi Remidan


(Desde Artevigo, Canarias. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Mis poemas en prosa poética han sido,
son y serán siempre salvajes,
otros también estarán cargados de ternuras y de pasiones,
de sensualidad y de Cojitos salvajes,
porque no hay nada mejor en esta sociedad patriarcal y demás tumores,
que oler el cuerpo de una mujer después de una noche loca de sexo salvaje.
Mi prosa poética también se ha llegado a plantar y a rebelarse,
sobre todo contra esas tendencias tan dominantes,
al orden impuesto dominante y todos los controles que nos ponen.
Mientras yo sigo escribiendo y transmitiendo,
proponiendo una prosa poética callejera,
de reuniones con la gente en los parques,
escrita con el lenguaje que cada un@ posea,
en mi caso siempre trato de que sea el de mis raíces,
el de mi querido y gran expoliado pueblo;
no sólo el archipiélago canario sino además el pueblo dónde nací y me criaron.
Mi prosa poética tratará de ser lo más sencilla posible,
escrita y plasmada con rabia;
es hasta cáustica,
es hasta corrosiva,
pero también es directa y desnuda,
rotunda y llena de intenciones que invocan siempre a la rebelión y,
amarnos más allá de los propios sentidos de cada un@.
Quiero la prosa poética con toda mi alma y mi corazón,
esa que trato de transmitir sin orden,
liberada siempre de sintaxis opresivas.
No me llegan a molar nada las estrofas asépticas sometidas a rimas y métricas,
paso totalmente de los poemas célebres,
esos académicos y muy clásicos,
la prosa poética que escribo está inspirada en la calle donde se sigue luchando,
donde también te meten un balazo los maderos,
donde se protesta por los robos de estos mangantes del poder establecido y,
también donde se llega a trapichear con todo y,
como ven también existen colas para comprar cocaína,
para comprar heroína o quizás una entrada para el teatro,
existen muchas colas para muchas cosas en esta sociedad machista.
Mientras sigo escribiendo poemas que sean directos,
sin que estos lleguen a tener trampas gramaticales,
porque siempre digo lo que siento y lo que pienso,
pase lo que pase y le pese a quién le pese.
Mis palabras y frases van directas a tod@s,
al corazón y al alma humana de la gente,
esa que suele se empática y hasta solidaria,
también para ese ser que algún día encontraré y juntos nos llegaremos a preanspotar mucho más allá del imperio de todos y cada uno de los propios sentidos,
en ese latente contacto de la dulce nada.
Me meto con la jodida rutina,
con lo anormal y lo vulgar que no puedo dejar pasar y,
contra esos Guanajos que creen que el cuerpo de una mujer es sólo un jodido trozo de carne,
contra esos Simplones que no llegan a respetar a una mujer,
cuando ésta debería tener todo el respeto del mundo,
me sigo metiendo contra lo estándar y lo que siguen diciendo normalizado.
Me chifla la escandalera y a veces hasta las incertidumbres,
quizás sea que no sólo soy un depredador de las palabras,
sino además un gran provocador,
poeta y Celador del Alma,
como otros much@s más que se dedican por igual,
para tratar de incitar a que la gente piense,
a que la gente llegue a reflexionar,
a que la gente llegue un momento en que llegue a decir,
¡basta ya de tantos abusos y tantos robos a costa del pueblo?;
incito a que se planteen muchas cosas en la cabeza y,
que no se las planteen la teleboba que al final nunca les dirán nada bueno.
Ni siquiera me llego a plantear los días,
cuando salgo de mi casa hay veces en las que creo que no volveré a ella ;
repelo esa carcoma que llega descomponer las ideas y los afectos,
con esos filtros de censura estériles y comerciales.
Mi prosa poética sé que llega a quemar las manos de los mangantes,
escribo poemas para todo el mundo,
para que les queme las manos también acerca de lo que leen y,
por supuesto que jodo los ojos y oídos de esos llamados ahora demócratas ladrones que siempre han sido y seguirán siendo de guante blanco,
a esos que les produzca escalofríos para que les fustigue sus jodidas conciencias y
digan que hay que ver cómo escribe éste,
pero si nos pensábamos que era un analfabeto,
un yonki de los que ya nunca más tendrán cura,
pero cuánto estarán y se han equivocado conmigo,
lo digo sobre todo por algunos mal llamados aldean@s,
que no se merecerían llamarse nunca así.
En fin mi prosa poética que,
aunque esta hay veces que vive allá por los lares de las fortalezas Guanches,
esas fortalezas de nuestros queridos y grandes antepasad@s,
o quizás también habría que decir que en el mundo de las utopías,
creanme que siempre tendrá los pies en el suelo y,
la cabeza siempre despejada en la tierra misma,
para ahora seguir bregando y enfrentándome con las palabras,
llegando a demostrar sin otras armas,
que no sólo la poesía,
que no sólo la prosa poética verdadera,
pura y siempre libre porque sale de lo que ven mis ojos y mi propia imaginación,
sin dejarme atrás los propios pensamientos,
esta siempre procederá de la propia calle,
de las propias paredes donde se escriben muchas cosas y,
sobre todo procederá siempre del pueblo y para el pueblo llano,
este por el cuál luchamos para que por lo menos llegue a ser un poquito más libre cada día.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

0 Comments:

 
cheqa - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger